Música y Tecnología

Arte, ciencia y tecnología han ido evolucionando, obviamente con el desarrollo de la humanidad. Y está a su vez ha ido evolucionando con el desarrollo de estas tres grandes inteligencias del hombre. Digamos que  se nutren entre sí.

Las funciones del arte pueden ser múltiples y en el caso del que hablaremos hoy, la MÚSICA  (arte sonoro/temporal), ha sufrido mutaciones y transformaciones a lo largo de su historia.

El mundo sonoro se convirtió en el primer lenguaje de comunicación del ser humano y  gracias a su sentido de la audición el hombre sobrevive como especie. Cuando el hombre comienza a  utilizar los sonidos como medio de comunicación, ahí  comienza  la música. El mundo sonoro pasa a ser una actividad consciente y deliberada, y dirigida a la expresión de sentimientos fueren cuales fueren  sus motivos y  funciones, entonces se transforma en música, en “arte” y por ende en un “echo cultural”. Y no porque sea más refinado o más sensible sino porque se inserta en los hábitos de la sociedad. Ya que se genera dentro de ella  fuere cual fuere su estado, cultura, forma de gobierno etc.…

Pero sin embargo, existen puntos de inflexión en la música a lo largo de la historia de la humanidad, que se ve modificada no sólo por la evolución del pensamiento filosófico del hombre, las políticas de estado y/o la economía variable de la sociedad ,  sino también por el  adelanto  tecnológico  que estas conllevan, y que influye notoriamente en el proceso evolutivo de la música.


Bien… hagamos historia.


Voy a comenzar, y no es que sea el primero pero… por algo hay que empezar, con un gran avance tecnológico que influyó en  la música, que es la imprenta, inventada a mediados del  siglo XV por Guttemberg  (otro Giordano Bruno o Tesla de la humanidad). A partir de ese momento es cuando se comienza la divulgación de grandes obras musicales, que solo hasta entonces tenían acceso los clérigos y frailes,  y por copia manuscrita, los reyes y nobles. Cambiando así el rumbo de la música.

El Teocentrismo da paso al antropocentrismo. Bajamos al mundo terrenal.


Un gran cambio se produce de la “modalidad”, sistema musical organizado obre las escalas modales (Ambrosio/Guido dArezzo) se pasa a la “tonalidad” que es una organización jerárquica entorno de la cual giran la frases y progresiones musicales, cuyo entro gravitacional es una nota musical llamada “tónica” (Aristarco de Samos / Copérnico).

Estamos en pleno Renacimiento de las artes . En el siglo XVI el mecenazgo de los Medici, Sforza etc.… le da “prioridad” a las artes. Mientras que en la actualidad el mecenazgo es “solo” para  I+D+I.

En el siglo XVII y XVIII también  hay un gran aumento de la producción de instrumentos musicales gracias a los artesanos conocidos como ”Luthiers”. Y es acá cuando aparece el Piano Forte (línea evolutiva de  la cítara africana  ), que da un vuelco increíble en la música. Como así también la  gran evolución en los  instrumentos de viento. El perfeccionamiento de las válvulas y pistones  en los instrumentos de metal, y  la evolución de los instrumentos de madera, cambian drásticamente la sonoridad de la música. Aparecen las grandes orquestas sinfónicas (Viena y Manheim).

Y aprovecho este período histórico para rendirle homenaje  a un “Gran Desconocido” y muchísimas veces nombrado por técnicos de sonido y que por cierto… nada tuvo que ver con el mundo del sonido, que es  James Watts. Y que es el día de hoy, que mucha gente dice la palabra “Vatio” y no sabe a ciencia cierta a que se refiere. Padre de la Primera Revolución Industrial.

Estamos ante la creación de las naciones y países que  a golpe de la música  Beethoveniana,  quedan “ensordecidos” ante el fragor de sus sinfonías y que de la mano de Wagner harán tronar los cañones de la música. Nacen los teatros y las óperas más grandes de la historia de la música.

 

Principios del siglo XIX. En este período los grandes estudios arquitectónicos ayudan a la acústica de dichos edificios. Basados en las ciencias Psicofísica, Acústica y Psicoacústica.(Pitágoras / Euclides/ Vitruvio)

Música

En este mismo siglo, a mediados del  siglo XIX los avances tecnológicos irán a una velocidad cada vez a mayor. Segunda Revolución Industrial. Las máquinas de hacer dinero.

En este momento los grandes descubrimientos e invenciones nos llevan a otro  punto de inflexión, gracias al Fonógrafo (Edison) y Grafofón (Bell). Un medio de grabación y de reproducción de sonidos que revolucionarían  la percepción de la música. Un Quiebre de cabeza.

Los trabajos sobre electricidad y magnetismo (Tesla/Oersted), provocan un vuelco en la producción musical. Los estudios de radio y televisión (Fessenden/Baird), servirán como catapulta que hará de la música un arte completo y masivo para toda la sociedad sin excluir ninguna de sus clases.

La música, o más bien se podría decir sus compositores, sacudida por los acontecimientos de importancia mundial, rompe la unidad artística de períodos anteriores y  se diversifica en infinidad de tendencias y procedimientos que intentan explicar la realidad desde su concepción subjetiva.

Entramos a  principios del siglo XX, y la tecnología ya nos brinda un sin fin de posibilidades nuevas, de descubrir los sonidos y la música. Aparecen los primeros instrumentos eléctricos y electrónicos. Entre ellos están el “Theremin” y “Martenot”. Y no podemos dejar de nombrar la importancia de la válvula termoiónica que se utilizan en los amplificadores (Lee De Forest). Vamos muy rápido, muy rápido, en el tiempo.

En los principios del siglo XX, es cuando se produce un quiebre muy marcado en las tendencias musicales. Por un lado aparece una música un poco difícil de definir en una sola palabra, algunos le dicen  de “ocio” (?), otros “pasatista” (?), pero no creo que  esas sean las palabras, pero eso sí más “Popular”.  Y por otro lado… toda una revolución musical que destruye completamente el sistema tonal y métrico, mal llamada música “Culta”, diplomáticamente, La “música contemporánea” (Stravinsky/ Schoenberg).

Algo así como cuando  en aquella vieja época había una brecha entre la música sacra y la profana. Música “Popular” vs. música “Culta”.

El fabuloso desarrollo científico y tecnológico entra en contradicción con una sociedad devastada por la miseria y el hambre. Pero rápidamente las sociedades empiezan a tomar el camino de las artes, y con la ventaja a favor de la música de poder llegar  a las masas, aún a los más desfavorecidos, como salida de esa depresión.

Siguen apareciendo nuevos instrumentos musicales, tales como teclados, órgano Hammond, sintetizadores Moog, bajos y guitarras eléctricas, etc.…cambiando una vez más la “cara” de la música, que ahora tiene más “facetas” que nunca.

Nuevos formatos de grabación comienzan a funcionar. Tal como el Magnetófono (Smith / Poulsen), grabadores de cinta magnética ya en formato stereo (Maxwell) y las grabadoras multipistas (Ampex/ Les Paul), abrieron un gran campo para la “producción musical”, que reafirma su camino como profesión (Joe Meek/ George Martin).


Música

“La vida sin música es un gran error”. Nietzsche.

Compartiendo el mercado con el disco de vinilo de los gramófonos (L.P.). Estas grabadoras multipistas, pudiendo editar, cortar y pegar, sobre grabar (overdubbing) y que les abren nuevas  puertas a los músicos y compositores.

Les dije que íbamos rápido, ¿no? Al comienzo hablamos de siglos, después de centurias y en la era de la industrialización, de décadas. Ahora en el siglo XXI hablamos de años.

En los años 50/60`s aparecen  los conciertos multitudinarios, moviendo masas en estadios y espacios al aire libre (Moondog Coronation Ball/ Woodstock). Obligando a las empresas del sector del audio a desarrollar nuevas tecnologías para la fabricación de sistemas de sonido cada vez con más presión sonora para llegar a tanta cantidad de espectadores. Inventando así los sistemas de fuente puntual (line-array´s).

Más gente, más dinero.

En muy poco tiempo el sistema analógico se verá eclipsado y dejado de lado, gracias a los avances de las calculadoras que necesitan cada más información dándole la entrada triunfal a … el “procesamiento automático de información” (Queridos Euclides y  Al-Juarismi). Y a la nueva era actual que es… la “Era Digital”.

Bienvenidos a los ceros y unos.

¿Más velocidad todavía? Sí.

En la década de los 80`s , aparece un estándar tecnológico conocido como MIDI (kakehashi, Oberheim y Smith) que revolucionaria no sólo a la música sino más bien a la producción musical en su totalidad. O mejor dicho aún, a la “industria de la música”. Y además coincidente con la llegada de los samplers, los sintetizadores digitales y  la evolución de los secuenciadores. La aparición de MTV (Viacom) les da un impulso muy grande a los videoclips que rápidamente se ponen de moda. Un estallido musical.

El dominio del MIDI, en la producción musical provocaría, un menor volumen de trabajo para los músicos, ya que una sola persona con un workstation puede reemplazar a muchos músicos (D.J.). Una de cal y una de arena.

La era digital, evoluciona rápidamente y en apenas unos  pocos años los formatos comerciales, que buen fruto de ganancias económicas dejaron , como el C.D. (1979) y M.D.(1992) mueren, mejor dicho son asesinados por el avance tecnológico  y aparecen otros formatos de almacenamiento. Los grabadores de cinta magnética multipistas quedan desplazados por los nuevos softwares de grabación digital.(DAW)

Otro punto de inflexión sin duda alguna el más importante de todos los tiempos es… INTERNET , sucesor directo del ARPANET (Licklider). Este nuevo invento que data de los ‘70, logra en la actualidad del siglo XXI, su interminable ascenso a una revolución, de la más alta escala nunca vista, de difusión…, dinero…, y ventas de la historia de la música.

Pero el tiempo es veloz, y se suceden cambios que constantemente alteran y transforman  a la música y su forma de escuchar. Como es el caso de la aparición del formato 5.1 , 7.1, etc.… que nos llevarán a una nueva forma de escuchar los sonidos inmersos en una burbuja auditiva (Dolby Atmos/ d&b SoundScape).

Y que dicho sea de paso, esta técnica de reproducción, “holofonía “, “tridimensional” o “inmersiva” data de los años ‘90 (Zucarelli/ Aurea). Y hoy ya viene  incorporada en los móviles 5G.

La música nos ha llevado :

  • De lo modal a lo tonal.
  • De vocal a instrumental.
  • De litúrgico a profano.
  • De transmisión oral a partituras.
  • De monódico a polifónico.
  • De formas simples a complejas.
  • De solistas a orquestas sinfónicas.
  • De tonal a atonal.
  • De analógico al digital.
  • De mono a stereo.
  • De stereo a holofónico.


Y llegamos al final de un viaje de muchísimos años a través de la historia de la música y su amiga la tecnología. Y sin contar la gran cantidad de cosas que dejo en el tintero. El tiempo es veloz.

Desde mi humilde opinión, creo que  la música actualmente se debe  analizar más desde lo “social “que desde lo “cultural”. No sin ello quitarle el enorme potencial que ella posee, que lo hace un arte completo y capaz de producir movimientos de masa cada vez mayores. Y mover muchísimo dinero, ofreciendo negocio a aquellos que por avaricia y ambición de dinero generan el “hit” del momento o la canción del verano o  festivales que lejos están de divulgar la música, sino más bien que  buscan enriquecerse, dejando la cultura totalmente de lado.

La música en el siglo XXI tiene una ineludible responsabilidad, la de dar, de nuevo, un espacio central a su función social. Lo que importa hoy es no desaprovechar los valores de la actividad musical en una sociedad que los necesita.

Yo, agradezco su importantísimo aporte al ser humano.

“Lo mejor de la música es que  nunca para.”  Sergio Cocirio 

“La música es el verdadero lenguaje universal”. Von Weber.


Saludos y hasta la próxima.

Sergio Cocirio, Jefe de Estudios

No Comments

Post A Comment